viernes, 4 de diciembre de 2009

La Farsa

Cuando éramos chicos nuestros padres se encargaron de alimentarnos la sana fantasía de que un señor gordo, barbudo y bueno se viajaba más de 100.000 kilómetros en la incomodidad de un trineo para satisfacer nuestros caprichos.
"Escribile la cartita" resonaba más de una vez en el grado o en el barrio junto a nuestros inocentes amiguitos... "Yo le pedí una Barbi" decía la gorduela insoportable o "A mí me trajo un Jiman" alardeaba el hijo único; y los que se quedaban callados era porque Papá Noel nunca le traía lo que ellos esperaban... sobraban remeras, sillitas de madera y todas esas cosas que no nos interesaban.

Y llegaba la nochebuena.

Todas las tías perfumadas, los tíos sedientos, los primos copados y algún que otro "tiovecino" se acercaban a nuestro hogar para disfrutar de las más deliciosas recetas navideñas: "Ustedes coman en la mesa de los chicos y nosotros en la de los grandes".

Hasta que Papá se calzaba el disfraz de Santa y nos hacía una pequeña obra de teatro que los de 11 y 12 años ya sabían del año pasado que no era cierta, pero no decían nada por los más chiquitos; a menos que le tengan bronca a uno.

"Jo jo jo..." decía un alcoholizado viejo con la barba torcida... "Acá egstán loz degalitogs..." mientras repartía los paquetes equivocadamente porque no leía los nombres.
"Bieeeeennn... vino Papá Noel" decía la mamá mientras que el delicioso sonido de papel regalo siendo abierto inundaba el living. Muñecas, pelotas, soldados, autitos y cuanto juguete existiera decoraban nuestra infancia.

Todo muy lindo, pero la verdad es que en el único momento del año en que Papá Noel tenía que trabajar, no lo hacía.
Entonces ¿cómo es la cosa? ¿por qué nuestros padres, después del esfuerzo de todo un año laboral, tenían que hacerse cargo de todo?

Por tal motivo voy a denunciar a este viejo gordo abusivo, porque por su culpa nunca me regalaron lo que quería. Así que voy a exponer una investigación que realicé durante todos estos años para desenmascarar una de las organizaciones delictivas más grandes de la historia de la humanidad.

Aquí va:
- Papá Noel no sólo explota enanos sino que además se sabe que son todos indocumentados.

- Jamás se registró una factura de compra venta o algún documento que nos demostrara que paga impuestos.

- Los renos no tienen obra social ni ART, por lo que debemos suponer que no siempre fueron los mismos. Muchos habrían sufrido accidentes en los viajes pero nunca fueron denunciados a ninguna comisaría.

- Los artículos producidos en esa fábrica clandestina no cuentan con ningún certificado de calidad de producción ni de ser hechos con productos biodegradables.

- Contamina el medioambiente arrojando distintos productos a ríos aledaños.

- Tiene negocios con Moyano.

- Goza de libertad fiscal en varios países del mundo gracias a sus corruptos gobiernos.

- Lava dinero de las campañas publicitarias de la que participa.

- Genera millones con Coca-Cola y no dona un sólo centavo.

Espero que alguien se encargue de esto.
elRober.

5 comentarios:

situacionales dijo...

Muy buen posteo. Yo no tarde nada en descubir la farsa jeje. Saludos.

Reflejos Perdidos dijo...

odio las fiestas

lo dije!

Pomelo dijo...

no lo leí es muy largo ja...

no viajas más en bondi!??

saludos

p.d: me haces reir mucho

Yegua y Diván dijo...

Che y de las cometas q debe recibir de los barrios "bien" y de los padres de hijos únicos, gordos malcriados y burlones q siempre recibían regalos carísimos?

elRober dijo...

Situacionales: gracias, pero estoy realmente enojado con ese gordo barbudo.

Reflejos: Yo no.

Pomelo: no sea paja... dele. Ah! Sí, todavía ando en bondi.

Yegua: esa no la tenía... gracias por colaborar.